Mitos y realidades de la clase inversa (flipped class)

WeLearning —  21 noviembre, 2013 — 1 comentario

El dato…

Mucho se está hablando últimamente de flipped class o clase inversa, como nueva metodología o proceso de aprendizaje, pero lo cierto es que entorno a este concepto han surgido muchos mitos, que muchas veces no se corresponde con la realidad que se vive en las aulas.

En este post, queremos desmontar algunos de esos mitos y ayudar a todos los profesionales de la educación a dar la vuelta a su clase.

Los detalles…

La definición de flipped class tiene como idea principal cambiar los tiempos y las tareas tradicionales de la educación. Este concepto es posible gracias a la utilización del vídeo en los procesos de aprendizaje, lo que permite a los estudiantes contar con tiempo dentro del aula para trabajar con su profesor en actividades de aprendizaje clave. Es decir, se llama clase inversa porque la conferencia magistral que tanto proliferaba en nuestras aulas (y en muchas de ellas aún sigue siendo la metodología principal) se realiza a través de vídeos creados por los profesores y los deberes que se solían dejar para casa se llevan a cabo en el aula.

Para que este concepto tenga éxito, el papel del profesor es fundamental, pero hay que tener en cuenta una serie de consideraciones sobre lo que no es una flipped class:

En primer lugar, no es sinónimo de vídeos online. Mucha gente se centra en los vídeos cuando se habla de la clase inversa, pero lo más importante de este concepto son la interacción y las actividades de aprendizaje que se producen durante el tiempo que profesores y alumnos pasan juntos.

Tampoco se trata de reemplazar a los profesores con vídeos, su papel en el aula sigue siendo fundamental y la interacción y las relaciones entre éstos con los alumnos son imprescindibles para que el proceso de formación tenga éxito.

Otros mitos sobre este concepto es que se trata de un curso online, que los estudiantes trabajan sin estructura y de forma aislada.

Lo cierto es que la flipped class es un medio para incrementar la interacción y el tiempo de de contacto personalizado entre estudiantes y profesores. Es decir, se trata de aumentar la calidad del tiempo que se pasa dentro del aula.

La clase inversa también permite crear un ambiente donde los estudiantes asumen la responsabilidad de su propio aprendizaje y en el que el profesor no es el sabio sino el guía que está al lado del alumno. Y que, además, permite que todos los alumnos obtengan una educación personalizada, ya que se centra más en las actividades a desarrollar más que en los contenidos en sí.

En la siguiente infografía, os mostramos algunas claves de una flipped class

Post_65 flipped class infografía

Y entonces…

Constantemente estamos oyendo hablar de la necesidad de revolucionar la educación, de que ésta sea un proceso personalizada, en el que, además, los alumnos toman las riendas de su propio desarrollo y evolución. Y lo cierto es que hay variadas formas de dar la vuelta a la educación tradicional que muchos de nuestros alumnos siguen recibiendo hoy en día. Y lo importante en todos los casos no es centrarse en la tecnología ni en las últimas herramientas a nuestras disposición, sino en crear verdaderos ecosistemas de aprendizaje.

WeLearning

Posts

Trackbacks and Pingbacks:

  1. Mitos y realidades de la clase inversa (flipped class) | Observatorio Welearning - Educacion enpildoras.com - 21 noviembre, 2013

    […] Continuar leyendo: Mitos y realidades de la clase inversa (flipped class) | Observatorio Welearning […]

Deja un comentario

*

Edición de texto disponible a través de HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>