El Mobile Learning como estrategia de éxito

WeLearning —  6 noviembre, 2013 — Deja un comentario

El dato…

En el post Construye tu estrategia móvil paso a paso, contábamos algunas claves que había que tener en cuenta cuando algún centro formativo decide contar con un plataforma móvil para dar soporte, contenidos y crear comunidad con sus alumnos. Pero ahora queremos ir un poco más y ver qué es imprescindible para que la estrategia móvil no sólo tenga sentido y relevancia para los clientes sino para que sea un éxito.

Lo que está claro, y no hace falta extenderse demasiado en este asunto, es que los dispositivos móviles, ya sean smartphones o tablets están invadiendo nuestras vidas. Y lo están haciendo en el buen sentido, permiten tener acceso a información y contenidos en cualquier momento y lugar, y en muchos casos, debido a su comodidad y facilidad de uso, están sustituyendo a los ordenadores de mesa y portátiles para realizar ciertas tareas. Esta tendencia también se está viendo en la formación, donde cada vez más los alumnos demandan poder acceder a los contenidos y poder realizar tareas, ejercicio o test en cualquier momento y lugar.

Los detalles…

Esta evolución tecnológica está llevando a que los centros de formación se planteen cada vez con mayor frecuencia la necesidad de dotar de este acceso a sus alumnos. Sin embargo, muchos de los sistemas de gestión de contenidos que los centros de formación, ya sean escuelas, institutos, universidades o instituciones de toda índoles, no están preparados para dar soporte en otros dispositivos, como los teléfonos móviles o tabletas. Y se trata de un reto para los proveedores de Sistemas de Gestión del Aprendizaje (LMS, Learning Management Systems, por sus siglas en inglés) tendrán que responder a esta tendencia móvil y eso significa ir más allá que asegurarse de que la interfaz se ve bien a una escala más pequeña. Se trata de sacar partido a sus puntos fuertes, como por ejemplo, el hecho de que muchos de ellos cuentan con pantallas táctiles, muy útiles en cualquier proceso formativo.

Gary Woodill, de Float Learning Technologies, ha identificado cinco niveles en los sistemas de gestión del aprendizaje móvil. En el extremo inferior se encontrarían los software que no están preparados para el móvil y los que se han rediseñado gráficamente, pero que no incluyen ninguna funcionalidad más. En el nivel intermedio están aquellos sistemas de LMS que incluyen aplicaciones móviles como notificaciones y de acceso a contenido. Y, por último en el nivel superior, se sitúan los sistemas desarrollados específicamente para los dispositivos móviles, ya sea independientemente o integrados en el LMS existente.

Para que un LMS móvil tenga éxito es imprescindible que cumple con un requisito: que toda la experiencia formativa esté disponible en cualquier momento y en cualquier lugar. Es decir, sin que ni siquiera sea necesario que los alumnos tengan que registrarse previamente a través de un ordenador. Es decir, no basta con que el sistema sea “amigable” con los dispositivos móviles, sino que tiene que ser móvil en su totalidad.

Además, otro requisito, es que es necesario que se desarrolle para distintas plataformas móviles. Por ejemplo, hoy en día muchas universidades y empresas utilizan iPads, pero no tienen en cuenta que, debido a su precio más asequible, muchos de sus estudiantes han optado por dispositivos Android, y otros pueden querer acceder a sus cursos a través de los teléfonos móviles Windows o Blackberry. Limitarse a una única plataforma reducirá el atractivo, los potenciales usuarios y, por lo tanto, su éxito.

En este sentido, tampoco hay que limitar las funcionalidades del Sistema de Gestión del Aprendizaje Móvil a determinadas aplicaciones como email, leer archivos PDF… El sistema tiene que ser interactivo e incluir toda la información y contenido que el estudiante puede necesitar, desde consultar horarios hasta realizar evaluaciones y participar en grupos o foros.

Y, por último, no hay que olvidarse de la estética. El LMS móvil debe ser fácil de usar e intuitivo. De hecho, una navegación confusa es una de las principales causas de frustración en este tipo de sistemas.

Y entonces…

Desarrollar una estrategia móvil parece sencillo, pero hay que tener en cuenta consideraciones como las mencionadas anteriormente. El aprendizaje móvil está despegando, pero puede transformar la educación tal y como la conocemos hoy. Aquel que se sitúe a la cabeza de salida apostando por una tendencia emergente tendrá mayores posibilidades de éxito, pero no debe olvidarse de hacerlo bien. No basta con tener un sistema móvil para que sus alumnos puedan acceder a determinadas funcionalidades, sino de crear una experiencia de aprendizaje total que satisfaga sus necesidades en cualquier momento y en cualquier lugar.

WeLearning

Posts

No hay comentarios

Comenta este Post!

Deja un comentario

*

Edición de texto disponible a través de HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>