Campus universitario del futuro: qué hacer y qué no hacer (parte 2)

WeLearning —  14 julio, 2014 — Deja un comentario

El dato…

En el post anterior, Campus universitario del futuro qué hacer y qué no hacer (parte 1), intentamos dar algunas pistas para que las instituciones educativas, sobre todo universidades y escuelas de negocio, llevarán a cabo con éxito los procesos de implantación de nuevas tecnologías.

No sólo se trata de apostar por un dispositivo u otro, sino saber qué papel tiene que jugar la tecnología y cómo interactuar con ella. Lo importante es que, sea la apuesta muy arriesgada o más modesta, se convierta en un éxito.

Los detalles…

Una de las tendencias que se están viendo como imparables es la introducción de la formación online, y con ella, la aparición y proliferación de los programas blended. Optar por esta alternativa es una cierto, pero lo que no debe olvidarse de la construcción de comunidades. Es decir, de generar relaciones, ya que el abandono en estos programas es una de las mayores preocupaciones y retos a los que tiene que hacer frente cualquier institución. Y una forma de conseguir retener a los alumnos es la creación de comunidades, de espacios para que tanto los alumnos como estos con los profesores puedan relacionarse e intercambiar experiencias, información, contenidos. Sin una comunidad bien establecida y gestionada, el éxito de un programa blended no estará asegurado.

Desde luego, otra apuesta que debe plantearse cualquier universidad o escuela de negocios es la puesta en marcha de MOOCs. Si bien, es cierto que nunca debe plantearse que esta modalidad de cursos va a sustituir nunca a la clase, ya sea física o virtual. La personalización de la enseñanza, y esta a través de contacto directo y sostenido en el tiempo de profesores y alumnos no es posible que retener tampoco a los alumnos. Ya lo hemos dicho en otras ocasiones, los MOOCs como acción de marketing y estrategia para reforzar la marca tienen mucho valor, pero no pueden sustituir a la formación de calidad.

Otra iniciativa que están llevando a cabo muchas instituciones es la digitalización de los recursos de sus bibliotecas. Desde luego, dar acceso a los alumnos a todos los volúmenes, vídeos y audios en cualquier momento o lugar es un valor añadido que toda universidad o escuela de negocio debe plantearse. Pero este hecho no debe llevar a creer que la figura del bibliotecario sobra, sino todo lo contrario. Solo que su labor también se tiene que adaptar a las nuevas tecnologías y ser capaz de responder a las nuevas necesidades de los usuarios digitales.

Y entonces…

La tecnología ha llegado para quedarse en el mundo de la educación superior. Pero no se trata de dar un cambio de 360 grados y romper con todo lo anterior. El objetivo es ver cómo la tecnología puede ayudar a las instituciones a dar un mejor servicio a sus alumnos, adaptándose a las nuevas formas de aprendizaje, pero sin que ello suponga un punto y final con todo el knowhow que han adquirido a lo largo de años de experiencia.

WeLearning

Posts

No hay comentarios

Comenta este Post!

Deja un comentario

*

Edición de texto disponible a través de HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>