BYOD: el dispositivo móvil lo pones tú…

WeLearning —  26 noviembre, 2012 — 2 comentarios

El dato…

En los últimos posts hablamos de metodologías como e-learning by challenge, u-learning, ebooks y tecnologías diversas en el marco de la educación sin mencionar explícitamente al denominador común, que es m-learning, entendido como el aprendizaje accediendo a los contenidos, plataformas y comunidades desde muchos sitios diferentes, uno de ellos el colegio. Generalmente cuando hablamos de e-learning en la educación, en realidad nos referimos a m-learning, porque resulta difícil entender un aprendizaje desasociado del concepto de movilidad (aunque no se trate de tener conexión a Internet en todo momento necesariamente).

Project Tomorrow y Blackboard realizaron un estudio llamado “Learning in the 21st”, que a lo largo del post os iremos presentando, analizando sus principales conclusiones:

“Cuando se combinan los dispositivos móviles con social media y conectividad inalámbrica se hacen posible oportunidades de aprendizaje más personalizadas para los estudiantes y profesores”

En la siguiente tabla del estudio vemos los cambios en el acceso de los alumnos a los dispositivos móviles (teléfono, SmartPhone y Tablet) en 2011 versus 2006:


 

En 2006 el 66% de alumnos de educación secundaria (Middle School Students) y el 83% de universitarios (High School Students) tenían acceso a un teléfono móvil, mientras que en 2011 bajan al 27% y 41%, en detrimento de los dispositivos con acceso a Internet (Smartphones y Tablets).

Decíamos que los dispositivos móviles de hoy serán los “libros de texto del mañana”, pero veamos cómo es actualmente la aproximación por rangos de edades:

(A pesar de que son datos de un solo fabricante y sobre una muestra estadística de USA, nos parece muy relevante como tendencia mundial para países con condiciones similares)

Si la mitad de los niños tiene contacto con un Tablet cuando todavía no comenzó su educación infantil, y el 70% de los menores de 12 años tiene acceso a uno, ¿por qué todavía no llegó masivamente a las instituciones educativas?

Los detalles…

La penetración de los dispositivos móviles en el aula es sin dudas un factor clave para que los cambios en la manera de aprender se den de manera masiva. Aparentemente la gran limitación para que esto ocurra es la económica, al menos para las instituciones educativas.

“Impulsada por varios factores, la incorporación de dispositivos propiedad de los alumnos en la enseñanza en clase se está convirtiendo rápidamente en una solución viable para muchas instituciones”

Hay una corriente que también desembarcó en la educación, llamada BYOD o BYOT, acrónimo del inglés Bring your own device / technology (trae tu propio dispositivo), que comenzó con personas que prefirieron utilizar sus propios dispositivos para su trabajo, y que se extendió a otros ámbitos, como el educativo. Es común ver a los alumnos con portátiles en universidades o escuelas de negocio que, y es cada vez más común ver que en todo tipo de instituciones educativas se fomenta este tipo de iniciativas como una forma de elevar el uso de la tecnología reconociendo que mejora el proceso de aprendizaje:

 

El siguiente vídeo (en inglés) explica y analiza muy bien el impacto de BYOD en el aula, poniendo de manifiesto la dificultad de la tan mentada frase “un ordenador por estudiante”:

Online Universities analiza 10 casos de instituciones educativas por el mundo haciendo sus primeras experiencias exitosas, integrando tecnología, las nuevas metodologías en el temario, nuevos soportes de contenidos, tutorías, etc.

Un cuestionamiento común es que no todas las familias tienen la posibilidad de acceder a estos dispositivos, también por razones económicas. A pesar que las iniciativas de BYOD en la educación no son “un debe”, sino más bien un “está permitido”, analicemos mejor el escenario:

Una familia en España se gasta de media unos 400-500€ por año escolar en libros de texto, cuadernillos de actividades, fotocopias y otros materiales. Por otra parte, es muy común que los niños tengan una consola de juegos, cuyo precio ronda los 150€.  Si por una cantidad similar a la suma de las anteriores se adquiere un único dispositivo que incluya los libros de estudio en digital, sea el sitio donde hacer las actividades y tarea de casa, y también centralice el ocio (juegos, música, películas, libros), ¿necesariamente hay que sentarse a esperar a que las instituciones educativas nos provean la tecnología?

Cabe destacar que comienzan a aparecer ya algunas iniciativas de empresas que ofrecen a las familias la posibilidad de adquirir un Tablet vía leasing mensual, que además incluye un seguro por daño o pérdida.

“El apoyo creciente de los padres al m-learning está cambiando los temas de conversación. El desafío crítico de hoy es generar los cambios en los profesores para expandirlo”

Volviendo a las preguntas… ¿es realmente la económica la primera razón para que la tecnología no llegue al aula? Creemos que hay otras razones, y una es que estos dispositivos móviles son percibidos como un factor de distracción en el aula, y lo son si no se los utiliza como herramienta para el aprendizaje.

Y entonces…

“El futuro del m-learning depende de una visión compartida de cómo personalizar el aprendizaje”

Tenemos al alcance de nuestra mano equiparar en la educación lo que ya está extensamente instalado el ámbito laboral y el ocio doméstico. Imaginemos un aula en que todos los alumnos utilizan un dispositivo para aprender, colaborando con el profesor y el resto de compañeros: leyendo, haciendo ejercicios, grabando vídeos, creando y presentando proyectos que luego publican en sus blogs, accesibles a su familiares directos. Al salir del colegio, dan continuidad al proceso de aprendizaje, haciendo deberes de casa, estudiando y continuando con los mismos proyectos de clase, también colaborando con sus compañeros y profesores, pero virtualmente a través de espacios colaborativos, chats y videoconferencias.

Se acuña fácilmente lo de “nativos digitales” pero sin hacer un análisis más profundo de la situación real. Si educásemos a los niños igual que en la vida real, haciendo hincapié en el buen uso, diferenciando los momentos de estudio y de ocio, cambiando el chip de “elemento de distracción” por el de “herramienta de aprendizaje”, diferenciando el hacer comunidad de exponerse a los “peligros” en las redes sociales, el uso de estos dispositivos “siempre conectados” mejorará exponencialmente el éxito de un proceso educativo “en tiempo real” y personalizado a cada necesidad. Y aunque venimos haciendo alusión a los niños, en realidad esto aplica a todos los niveles de la educación. No es difícil imaginar el día en que todo esto forme parte de nuestra vida y la de los estudiantes, y la respuesta a ¿cuándo? depende más de la involucración de los padres y formación de los profesores que sólo de una cuestión económica.

Referencias:
[1] Bring your own. Tony Vincent’s Learning in hand blog
[2] Twitter hashtag #byotchat
[3] 10 m-learning lessons I learned from reading the book “Mobile first”
[4] Why Mobile Will Transform Learning: The Classroom of the Future


WeLearning, Sergio Sotelo (@ss0tel0)

WeLearning

Posts

2 respuestas a BYOD: el dispositivo móvil lo pones tú…

  1. BYOD/BYOT

    Muy interesante el concepto BYOD/BYOT como herramienta de m-learning que además favorezca la responsabilidad sobre los dispositivos, ya que como señalan en el vídeo, parece que si lo hemos pagado nosotros somos más conscientes de su coste/valor. De esta forma, los presupuestos de las escuelas podrían dedicarse a otras materias y una partida dirigirse a aquellos colectivos realmente necesitados.

    But this is Spain! donde la picaresca lleva implantada desde hace muchos años y donde no es raro estar en la cola del paro viendo a gente que sella su “tarjeta” portando iPhone5, Samsung SIII,… y que aparentemente no andan muy boyantes,…

  2. “Nativos Digitales”

    Nuestros pequeños han crecido rodeados de dispositivos móviles, forman parte de su vida, el integrarlos al 100%.

    El gran problema es que sus profesores no lo son y ahí debería ponerse el foco porque de nada sirve fomentar iniciativas BYOD/BYOT, ni en facilitar que las familias adquieran dispositivos mucho más versátiles que el tradicional libro de texto si el profesor que se hará cargo de la materia en clase sigue repartiendo conocimiento en soporte papel.

Deja un comentario

*

Edición de texto disponible a través de HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>