BYOD, claves para que sea un éxito

WeLearning —  21 abril, 2014 — Deja un comentario

El dato…

Muchas escuelas e institutos están tratando de introducir dispositivos móviles en sus metodologías de enseñanza. Algunas de ellas han optado por poner a disposición de los alumnos alguno de estos dispositivos, pero otros han apostado por el BYOD (bring your own decive).

Este tipo de iniciativas pueden conllevar ciertas dificultades y cierta frustración por parte de los profesores, los alumnos y los responsables de los centros, ya que pueden surgir problemas en su implantación.

Los detalles…

Un proyecto de BYOD implica preparación por parte de los centros y por parte de los profesores que van a utilizar los dispositivos en sus clases. El primer aspecto a tener en cuenta es que las pruebas piloto se tienen que realizar en un entorno adecuado. Y, tener en cuenta aspectos específicos del entorno donde se van a utilizar, como verificar las conexiones, elegir las páginas web, el software y las aplicaciones.

Por eso, antes del primer día, el profesor tiene que haber planificado y probado todos los elementos que puedan crear posteriormente dificultades. Es decir, tiene que tener un conocimiento práctico de cómo la tecnología va a funcionar en su centro.

Algunas preguntas que deben responderse previamente son:

  • ¿Entiende como funcionan los filtros webs?

  • ¿Y los inicios de sesión?

  • ¿Ha probado las páginas web o las aplicaciones que quiere utilizar?

  • ¿Tiene acceso a ellas?

  • ¿Tienen los estudiantes acceso a ellas?

  • En caso de que falle su plan inicial, ¿tiene un plan B -o C y D-?

Es muy raro que a la primera todo salga bien, por eso es importante que no sólo conozca sus expectativas sino también las de los alumnos. Si, como profesor ha decidido utilizar una aplicación específica, un día determinado, prevea que puede haber dificultades técnicas. Por eso, no se debe perder de vista que el BYOD mejora el proceso de aprendizaje pero no es el aprendizaje en sí. En otras palabras, no todos los dispositivos funcionan de la misma manera, lo que su uso parece que crea aún más limitaciones. Por eso, lo primero es fijar el plan de la clase y después incorporar la tecnología que lo apoye de tal manera que la dependencia de los dispositivos será menor.

Además, para evitar el problema anteriormente comentado (que la aplicación o software que desee utilizar no esté disponible para todos los dispositivos o no funcione igual de bien), debe elegir la aplicación o la página web que sea más genérica, en el sentido de que sea accesible desde todos los dispositivos.

Y, por último, es importante que exista una comunicación fluida entre los responsables de TI y los profesores, y de estos con los alumnos. Y también sería deseable que se entablara una relación con profesores experimentados en BYOD tanto dentro como fuera del centro, para crear grupos de discusión y poder prever futuras dificultades.

Y entonces…

Poner en marcha un proyecto de BYOD no es fácil, pero la buena noticia es que la mayor parte de las dificultades se pueden solventar utilizando el sentido común. Y, sobre todo, tener en cuenta que la tecnología es una herramienta pero no es la clave sobre la que tiene que girar el proceso de aprendizaje ni las metodologías que se vayan a emplear en el aula.

WeLearning

Posts

No hay comentarios

Comenta este Post!

Deja un comentario

*

Edición de texto disponible a través de HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>