Antes de comenzar a usar el Ipad en clase

WeLearning —  11 noviembre, 2013 — Deja un comentario

El dato…

Mucho hemos hablado sobre el iPad. En post como Ipad en el aula, real, relevante y en el momento adecuado hemos analizado las ventajas de introducir estos dispositivos (u otras tablets de marcas como Samsung) en el ecosistema de aprendizaje, y ahora queremos indicar algunas consideraciones que los centros de enseñanza, sobre todo los colegios, deben tener en cuenta.

Lo cierto es que el iPad se está convirtiendo en una herramienta de trabajo indispensable en muchos casos. Y esta necesidad se está extendiendo a los centros de enseñanza. Su diseño, tamaño y funcionalidades han triunfado en muchos ámbitos y desde hace ya algún tiempo en educación.

Sin embargo, y aunque parezcan obvios, hay algunos pasos que los docentes deben dar para asegurarse que sus alumnos sacan el máximo provecho a esta herramienta.

Los detalles…

La mayor parte de estudiantes, sean de la edad que sea pero especialmente los niños, conoce el uso del Ipad (Apple ya se ha encargado de que sea lo más intuitivo posible), pero aún así es obligación de los profesores asegurarse de que sus alumnos saben utilizarlo. Al igual que a la hora de aprender a escribir se enseña a los niños a agarrar el bolígrafo o lapicero, también hay que asegurarse de que se conocen los distintos elementos de este tipo de dispositivos móviles. Por eso, el primer paso que hay que dar cuando se decide introducir el iPad en una escuela es pedir a los alumnos que se familiaricen con los botones básicos de uso.

Pero no sólo basta con conocer las funciones básicas de este dispositivo móvil, también es necesario que los estudiantes se familiaricen con la lectura, toma de notas y otras funciones comunes en la utilización de estas herramientas en cualquier proceso de formación.

Es conveniente, por otra parte, marcar una pautas de uso del iPad en clase. Además de su uso responsable, será preciso acordar con los alumnos la utilización de aplicaciones exclusivamente educativas dentro del aula, por ejemplo, o que se mantengan los nombres de usuario y claves que se faciliten desde el centro. De este modo, se evitarán desde el principio posibles conflictos que puedan ir surgiendo con los estudiantes.

Además, y aunque puedan ir apareciendo diferentes aplicaciones a lo largo del curso relacionadas con distintas materias, lo recomendable es haber seleccionado (tras realizar un proceso de evaluación) algunas apps que recomendará a sus alumnos que descarguen en su iPad y que vayan a servir para el desarrollo de la clases.

En este sentido, y dado la variedad de formatos que se pueden utilizar con las tablets, el centro debe asegurarse que el alumno ha desarrollado ciertas habilidades que le ayudarán a sacar el máximo rendimiento al iPad. Entre ellas, cabría destacar que los alumnos sean capaces de crear presentaciones, pistas de audio o vídeos desde estos dispositivos o que sepan como imprimir directamente desde el iPad.

Y entonces…

Muchas veces se dan por sentado algunas conductas relacionadas con la tecnología que no tienen porqué ser verdad. Entre ellas, que los alumnos conocen a la perfección el manejo de los dispositivos. Si bien es cierto que caminando se hace el camino, es conveniente asegurarse de que los alumnos cuentan con la información necesaria para poder sacar el mayor rendimiento posible de su iPad. En la mayor parte de los casos será innecesario llevar a cabo el tipo de ejercicios que hemos indicado anteriormente, pero si se trata de crear nuevas experiencias educativas, hacer estos esfuerzos previos pueden llevar a lograr que el éxito de la introducción de los dispositivos móviles en el aula sea aún mayor.

WeLearning

Posts

No hay comentarios

Comenta este Post!

Deja un comentario

*

Edición de texto disponible a través de HTML. <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>